La dieta de los 13 días: Baja de peso en poco tiempo y sin salirte de presupuesto

Logra reducir esos kilitos extras con la famosa dieta de los 13 días sin que tu presupuesto se vea afectado

La dieta de los 13 días. Foto de Pexels

La dieta de los 13 días. Foto de Pexels

Bajar de peso es una de las metas más comunes que millones de personas en el mundo se proponen al inicio del año, para celebrar una ocasión especial o simplemente para verse y sentirse mejor cada día con ese reflejo que muestra el espejo. Algunas personas optan por ir implementando nuevos hábitos poco a poco, mientras que otras aprovechan métodos intensivos que te permiten bajar unos cuantos kilogramos de forma rápida y segura, sin afectar demasiado el presupuesto.

Sabemos que el peso de nuestro cuerpo cambia de acuerdo a la edad y contextura, principalmente. Pero también se altera por otros factores como el estilo de vida que llevamos, hábitos alimenticios, actividades diarias e incluso la genética, que muchas veces puede hacernos tener dolores de cabeza por intentar adelgazar y no lograrlo. Sin embargo, existen dietas como la de los 13 días que puedes probar para disminuir ese número que te muestra la balanza.

Una vez que veas los resultados, sentirás una mejora en tu energía diaria, quizás tengas un poco más elevada tu autoestima, podrás reducir el estrés y probarte de nuevo algunas prendas que tenías olvidadas en el clóset. Genial, ¿no?

Sigue de cerca esta información sobre la dieta de los 13 días y cómo puedes prolongar sus efectos, así podrás cuidar tu salud y tu bolsillo por más tiempo.

Es indispensable llevar una dieta balanceada

Antes de contarte sobre esta dieta, es necesario que sepas que debes llevar una alimentación balanceada para que los resultados que obtengas después de los 13 días se prolonguen e incluso mejoren mucho más con el tiempo. Así te sentirás muchísimo mejor con tu esfuerzo y tu figura.

Por supuesto que la alimentación es fundamental para mantener al organismo funcionando óptimamente. Así que procura consumir a diario todos los nutrientes necesarios, incluyendo vitaminas, minerales, hidratos de carbono (carbohidratos), grasas sanas, proteínas y, esencialmente, agua.

¿Cuál es la clave para consumirlos? Pues el equilibrio. Cada comida que hagas debe contener todos estos nutrientes adecuados según tu edad, contextura y peso ideal. ¡Aléjate de los excesos! Solo así podrás consumir el aporte calórico que tu cuerpo necesita y, a su vez, bajar esos kilitos extra.

Recuerda también variar tus comidas y evitar comer siempre lo mismo. Llevar una dieta balanceada y variada te hará el camino más corto y agradable, porque la verdad es que a todos nos gusta comer, así que mejor si elegimos platillos sanos, deliciosos y diferentes.

No olvides…

  • Incorporar el consumo de frutas, verduras y hortalizas que te otorguen vitaminas y minerales necesarios para sentir saciedad en cada comida, y también para mantenerte saludable en todo momento.
  • Consumir grasas buenas. La grasa forma parte importante en el funcionamiento de nuestro cuerpo, pero también debemos saber cuáles son buenas para nosotros. Puedes incluir alimentos como frutos secos, aguacate/palta, aceite de oliva o aceite de coco.
  • Tener cuidado con el exceso de sal. El exceso de este mineral puede empeorar el estado de personas con problemas de tensión arterial y problemas cardíacos. Además nos hace retener líquido, lo que retrasa la pérdida de grasa y, por lo tanto, nuestro proceso de adelgazamiento. Te recomendamos siempre vigilar la cantidad de sal con la que preparas tus alimentos, así como revisar el contenido de sodio de los productos que compras para tu consumo.
  • Controlar el consumo de azúcar. A todos nos gusta lo dulce, es quizás una de las más grandes tentaciones que tenemos cuando empezamos un nuevo régimen alimenticio, pero sabemos que retrasa ampliamente nuestros avances. Comienza a controlarlo poco a poco, sustituyéndolos por frutas o preparaciones que puedas realizar en casa y que no contengan azúcar refinada procesada.

Si incluyes estas recomendaciones en tu alimentación, de seguro tendrás unos resultados increíbles y duraderos después de realizar la dieta de los 13 días.

La dieta de los 13 días

Esta dieta comenzó a estar de moda durante los años sesenta. Estaba diseñada por la NASA, especialmente para los astronautas que estaban próximos a realizar viajes espaciales. Así lograban reducir considerablemente su ingesta calórica, bajar de peso y, por supuesto, los ayudaba a acostumbrarse rápidamente a la nueva dieta que tendrían en la nave rumbo al espacio exterior.

Con esta dieta es posible perder alrededor de un kilogramo al día durante 13 días. Es decir, si la realizas con atención y cuidado podrías perder 13 kilogramos en muy poco tiempo. Tentador, ¿no?

Para obtener este beneficio solo debes construir un menú de una semana que repetirás hasta cumplir los 13 días. Aquí te dejamos un pequeño ejemplo de cómo y qué puedes comer durante este tiempo:

Día 1 Desayuno: café negro | Comida: 3 huevos duros, con tomates y verduras. | Cena: 200 gramos de carne a la plancha y lechuga

Día 2 Desayuno: café negro. | Comida: 200 gramos de carne a la plancha y lechuga. | Cena: 150 gramos de jamón cocido sin grasa y un yogur desnatado.

Día 3 Desayuno: café negro y una rebanada de pan tostado. | Comida: ensalada de tomate y apio con 1 mandarina o naranja. | Cena: 2 huevos duros y 100 gramos de jamón cocido sin grasa y lechuga.

Día 4 Desayuno: café negro y una rebanada de pan tostado. | Comida: 1 huevo duro, 3 zanahorias y 150 gramos de jamón cocido sin grasa. | Cena: ensalada de frutas y un yogur desnatado.

Día 5 Desayuno: café negro y una rebanada de pan tostado. | Comida: 200 gramos de pescado al vapor y un tomate. | Cena: 250 gramos de carne magra a la plancha, como pavo o pollo.

Día 6 Desayuno: café negro y una rebanada de pan tostado. | Comida: 1/4 de pechuga de pollo con lechuga. | Cena: 2 huevos duros y zanahorias ralladas.

Día 7 Desayuno: café negro. | Comida: 250 gramos de carne a la plancha y 1 naranja.| Cena libre, pudiendo elegir alguna de las ya citadas en los 6 días anteriores.

Como puedes ver, es una dieta muy restrictiva basada esencialmente en proteínas. Lo que te ayudará a bajar de peso muy rápidamente y a mantenerte relativamente saciado en cada comida. Solo debes seguir el menú al pie de la letra y no sustituir los alimentos y cantidades para lograr tus objetivos.

Los alimentos permitidos y sus cantidades son muy reducidas, así que realmente obtendrás un ahorro sustancial en tu presupuesto durante estos 13 días.

Cómo se puede bajar de peso tan rápido

Debes saber que el amplio déficit de calorías en esta dieta hace que pierdas peso rápidamente, sobre todo se enfoca en que pierdas grasa y no masa muscular, pues su importante aporte de proteínas protege a los músculos para que no pierdan demasiado volumen y fuerza.

Sabemos que estos procesos de adelgazamiento llevan mucho tiempo, pues requieren de mucha dedicación y paciencia y, quizás, forzar y hacer un cambio tan drástico en la alimentación puede ocasionarte problemas en el organismo. Así que intenta seguir las instrucciones para que disfrutes solo de los beneficios que esta dieta te puede brindar.

Cómo mantener mi peso fácilmente después de la dieta de los 13 días

Una vez que hayas culminado este régimen alimenticio, debes adecuarte a comer más sano y con un poco más de calorías de acuerdo a tu peso y a tus metas. La dieta de los 13 días puedes mantenerla solo por esa cantidad de tiempo, pues prolongarla puede ocasionarte problemas innecesarios para tu salud que pueden repercutir considerablemente también en tu bolsillo.

Procura comer mínimo tres comidas al día con proteína, abundantes vegetales y una porción de carbohidratos complejos que te ayuden a sentir saciedad y aporten suficiente fibra. Si gustas, puedes incluir una merienda antes y después del almuerzo para evitar tener demasiada hambre en las comidas principales, así podrás mantener tu peso mucho más fácil. 

Recuerda beber suficiente agua al día, unos dos litros mínimos serán suficientes para mantenerte hidratado.

Cómo mantener una dieta saludable a bajo presupuesto

Para poder mantener una alimentación saludable no necesariamente tienes que gastar demasiado dinero. Al contrario, puedes ahorrarte muchísimos dólares si decides basar tu alimentación en vegetales cultivados por agricultores de tu región, y en proteínas animales que estén disponibles muy cerca de ti.

Otro factor fundamental, es evitar la compra de productos extra procesados que aporten demasiados azúcares o sodio a tus comidas. Estos siempre resultan más costosos que los alimentos naturales, y además aportan calorías que pueden retrasar tu avance, tu proceso de mantenimiento de peso y, por supuesto, hacen que aumenten esos números en la factura del mercado.

Siempre puedes basar tu atención en ingredientes que te aporten saciedad, vitaminas, minerales y proteínas que hagan que tu organismo se mantenga activo y saludable. Cuando hagas esto, disfrutarás de un nuevo hábito alimenticio que te llenará de mucha energía y al mismo tiempo tendrás excelentes beneficios económicos que te impulsarán.

Solo ármate de valor y paciencia para comenzar este camino.

En esta nota

estrategias para adelgazar

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema

Contenido Patrocinado

Enlaces patrocinados por Outbrain